Artículos

Artículos de este blog


    Éxito editorial en Francia y el mundo a partir de su publicación en 1887, ahora sabemos que el Diario de Marie Bashkirtseff había sido expurgado, falseado y adornado acorde a la mentalidad de los lectores de su época. Y es que la autora no se ha callado nada, tal como ella misma lo dejó certificado en su prólogo. 
    Hoy día ese compromiso con la verdad es, precisamente, el gran condimento que hace de este libro una obra que parece escrita en nuestro tiempo.
    Durante la traducción al español del texto auténtico —dieciséis tomos abarca la versión en francés— hemos escudriñado en el pasado para profundizar en los hechos y conocer a los personajes que rodearon a nuestra protagonista. Aquí, en esta serie de artículos, los iremos presentando.

    Queremos destacar que —visto que el traductor automático de Blogger tiene un inexplicable atraso de, imaginamos, uno o más lustros con respecto al Google Traslator y sus resultados muchas veces resultan grotescos— todos estos escritos han comenzado a aparecer aquí también en ruso, merced a la generosa colaboración Tatiana Shvets, directora de la fundación rusa Renacimiento de la Memoria de Marie Bashkirtseff. Y luego también en francés gracias al aporte de Jean-Paul Mesnage, presidente del Cercle des Amis (Círculo de Amigos) de Marie Bashkirtseff. Tenemos asimismo la esperanza de que algún admirador angloparlante con conocimientos de español, de francés o de ruso quiera aportar su (generosa) ayuda para así disponer también de una versión inglesa. Otros idiomas también son bienvenidos a efectos de continuar haciendo realidad el sueño de Marie Bashkirseff: permanecer en este mundo y en la memoria de los hombres.

    He aquí, entonces, el listado de los artículos de este blog que pretende erigirse como el más completo reservorio on line de información sobre Marie Bashkirtseff, una de las más extraordinarias mujeres del siglo XIX. (Los artículos no rubricados corresponden al autor del blog).






Hechos y personajes en la vida de Marie Bashkirtseff






Tiempos de naturalismo


    Se dice que Marie Bashkirtseff fue pintora naturalista porque admiraba a Jules Bastien-Lepage. Vamos a sostener lo contrario: ella admiraba a los escritores naturalistas, se sentía naturalista, y por ello se acercó al pintor de Lorena y a su obra.  En el capítulo dedicado a la vida y a la obra de Marie Bashkirtseff hemos hecho hincapié en la evolución de sus puntos de vista políticos y sociales que transformaron a una aristócrata por demás elitista en una pintora de la infancia empobrecida de París. Fue, sin duda, luego de la prolongada lectura de Émile Zola y de los otros autores naturalistas. Repasemos aquí qué fue el naturalismo y qué representó para Marie Bashkirtseff. (Leer este artículo) 

   (Lire cet article en français)





Los recuerdos de Mary Louise Breakell
✍ Joel L. Schiff


    Muchas de quienes habrían de ser las más destacadas pintoras de principios del último siglo pasaron por la prestigiosa Academia Julian en la época de Marie Bashkirtseff. La inglesa Mary Louise Breakell fue una de ellas.
    Veinticinco años más tarde ella escribirá un artículo sobre su condiscípula rusa. Veremos que algunos de los conceptos que allí vierte no son de los más favorables para con nuestra artista.
    Joel L. Schiff, autor de la última biografía sobre Marie Bashkirtseff (en inglés) comenta para nosotros el artículo de Mary Louise Breakell. (Leer este artículo)



Vida y Obra de Marie Bashkirtseff

    Pintora, escultora, escritora, cantante, música. Qué hizo (¿qué no hizo?) y cómo vivió esta joven artista a quien se ha calificado como una de las mujeres más extraordinarias del siglo XIX.
    De Gavronzi a París, de señorita de la alta sociedad a activa feminista, de monárquica a republicana, de aristócrata irreductible a retratista de los suburbios pobres de París, un paseo por la vida y la obra de Marie Bashkirtseff pasando por la evolución de sus ideas políticas y sociales sin la cual no es posible comprenderla cabalmene. (Leer este artículo)

El Diario de Marie Bashkirtseff

    Best seller en Francia y en el mundo desde el momento de su aparición y reeditado y vuelto a traducir con furor en innumerables ocasiones durante más de cincuenta años, el Diario de Marie Bashkirtseff fue cayendo en el olvido en la segunda mitad del siglo XX: el estereotipo de personaje de biblioteca rosa con que allí se mostraba su autora había caído en la obsolescencia. Hoy sabemos, sin embargo, que aquella imagen de casta muchacha fin de siglo fue producto de la manipulación y la censura que la pacatería de sus editores había perpetrado con su texto. En la versión fidedigna de esta obra monumental descubrimos maravillados que Marie Bashkirtseff fue en realidad una mujer de hoy.  (Leer este artículo)

  (Lire cet article en français) 




Pinceladas de Marie Bashkirtseff. Una Cronología.


    No alcanzó a vivir veintiséis años. Desde pequeña ambicionó la celebridad y tuvo condiciones para alcanzarla. Aspiró a hacer carrera en la ópera, fue pintora y escultora, dejó escrito un Diario excepcional, que es motivo de este blog. Se codeó con las figuras artísticas y políticas de su tiempo, fue una activa feminista y vivió una existencia de las más románticas. En vida conoció la fama por su labor artística y ya muerta fue célebre por su Diario. Su estrella brilló por más de medio siglo, luego se apagó y ahora sus rescoldos vuelven a encenderse. Sigamos su trayectoria a través de los años. (Leer este artículo)



Los Canrobert.

  En 1883 Marie Bashkirtseff entabló amistad con Claire Canrobert y con los padres de ésta, la mariscala y el mariscal Canrobert, una gloria éste del pasado imperial de Francia.
    Con el correr del tiempo el vínculo se estrechó pero hubo de por medio toda una historia de intereses y de miserias de cuyo estallido habremos de ser mudos y alelados testigos. (Leer este artículo)

El famoso Salon de París.

 El Salon de París.
    El Salon de París era el más importante acontecimiento artístico a nivel internacional en el que cada año miles de artistas de todas partes del mundo presentaban sus trabajos —pinturas, esculturas y grabados—, a la vez que se daban cita los más importantes coleccionistas y marchantes y un público que llegaba a superar el millón de visitantes.
    En la época en que vivió Marie Bashkirtseff soplaban vientos de cambios. Aparecían las nuevas tendencias que se contraponían a las corrientes clásicas y Salones rivales hacían su aparición.  (Leer este artículo)


Jules Bastien-Lepage, el último idilio.


    El más destacado de los pintores jóvenes de su época, líder de una escuela que aunaba las tendencias modernas con las corrientes tradicionales y que estaba probablemente llamado a alcanzar el mismo relieve que les cupo a los impresionistas, Jules Bastien-Lepage fue el artista que Marie Bashkirtseff más admiró.
    Los unió una estrecha amistad que la enfermedad acentuó en los últimos tiempos de ambos: murieron con poco más de un mes de diferencia.
   Pero las páginas del Diario de Marie Bashkirtseff revelan algo más acerca de Jules Bastien-Lepage, algo que la mera biografía pasa por alto. (Leer este artículo)


Historias de amor y de sexo con Guy de Maupassant.

 Guy de Maupassant
    En 1884, meses antes de la muerte de Marie Bashkirtseff, ésta y Guy de Maupassant intercambiaron diecinueve cartas que años más tarde habrán de ver la luz a través de la imprenta.
     Mucho se ha conjeturado acerca de si la pintora y el escritor llegaron a encontrarse y en derredor de esa hipótesis se han tejido las más novelescas conjeturas. (Leer este artículo).

Bojidar Karageorgevitch, el príncipe obrero.

 Bojidar Karageorgevitch
 El príncipe Bojidar Karageorgevitch, cuya familia aspiraba al trono de Serbia, fue tal vez el amigo más cercano de Marie Bashkirtseff.
   Pintor, escritor, orfebre, talentoso para el canto y la música como su amiga y políglota al igual que ésta,  cuando la necesidad golpeó sus puertas supo calzarse el blusón de trabajo y almorzar, con sus camaradas obreros, su pan y sus encurtidos en un banco de la calle. (Leer este artículo)

La gran Rosalie Grond.


    Rosalie Grond, muchacha sencilla de pueblo, trabajó ocho años largos al servicio de Marie Bashkirtseff. Fue su doncella o criada— pero para Marie representó algo más que una simple asistente.
    Optimista, risueña, locuaz, cómplice de sus aventuras, es la gran confidente tal vez la única, excepto nosotros de sus alegrías y de sus sinsabores. 
    Sin embargo, un día la perspectiva del matrimonio vino a atravesarse en el camino de Rosalie. ¿Que hará Marie Bashkirtseff? (Leer este artículo)

Las aventuras de Pietro Antonelli.

    El conde Pietro Antonelli, el cardenalino, como lo llamaba Marie Bashkirtseff, fogoso flirt romano de nuestra pintora y sobrino del cardenal más poderoso del Vaticano al que se signaba como futuro Papa, un día abandonó todo y se entregó a una vida de aventuras en África que lo cubrió de gloria. 
    Hay quien dice que lo hizo despechado por el romance frustrado con Marie Bashkirtseff. (Leer este artículo).

Aquella tarde con Hubertine Auclert.

    Trasgrediendo una regla no escrita que le era impuesta por sus raíces aristocráticas, en 1880 Marie Bashkirtseff se apersonó en sede social de la asociación feminista (y socialista) Droits des Femmes (Derechos de la mujer), que dirigía la sufragista Hubertine Auclert. 
    Allí participó activamente y hasta impuso la creación de un órgano de prensa, La Citoyenne (La ciudadana), que ella misma financió.
    Era consciente, sin embargo, de que ni su familia ni el medio al que pertenecía se lo habrían de perdonar.(Leer este artículo)


El sorprendente Emile d'Audiffret.


     El gallo de Niza, así llamaban a este muchacho veinteañero, dueño y señor del castillo que desde una colina dominaba la ciudad. Marie Bashkirtseff, a sus quince años, se interesó mucho en él.  
     Sus años de adolescencia quedaron marcados por este nizardo que tiempo después emprenderá un fascinante viaje y escribirá una muy interesante obra que aquí comentamos.
    Pero El sorprendente, tal como lo llamaba Marie, parecía preferir a Olga, una de las inseparables amigas de nuestra protagonista en aquellas épocas. (Leer este artículo)

Marie Bashkirtseff al diván.

    En la década de 1930 el psicólogo argentino Aníbal Ponce dictó un curso acerca de la personalidad de Marie Bashkirtseff que luego se publicó bajo el título Diario íntimo de una adolescente.
    En este artículo comentamos ese libro así como la vida del autor, admirador él mismo de nuestra artista, que tenía en su estudio de Buenos Aires un cuadro original de Marie Bashkirtseff pero que, aún así, no pudo resistirse a la tentación profesional de diseccionar, sin más ni más, el alma de esta criatura que lo fascinaba. (Leer este artículo)

Marie Bashkirtseff, mezzosoprano.
✍ Jean-Paul Mesnage

    Antes de enfocarse en la pintura, Marie Bashkirtseff aspiró a hacer carrera en el mundo de la Ópera.
Para ello contaba con un diapasón de casi tres octavas, «tal como María Callas, medio siglo más tarde», a decir de una especialista. La enfermedad truncó ese proyecto.
    En este artículo, su audición ante François Wartel, el más importante de los maestros de canto de París. (Leer este artículo)


Paul de Cassagnac, rompecorazones.

    Diputado bonapartista, periodista y director del diario partidario Le Pays, también duelista consumado y, en su vida privada, un casanova, Paul de Cassagnac supo tener a sus pies a infinidad de mujeres, entre ellas a la condesa de Castiglione, la mujer más hermosa de Europa. 

    Y también a Marie Bashkirtseff que, sin empacho, se arrastró en ríos de tinta cuando comprendió que lo perdía para siempre.. (Leer este artículo)

A cenar, Tony Robert-Fleury y Rodolphe Julian

    En 1877 Marie Bashkirtseff comenzó sus estudios de pintura en la Academia Julian. Allí quedó bajo la tutela de Tony Robert-Fleury, pintor academicista consagrado. 
    Con el tiempo, el maestro Rodolphe Julian y Robert-Fleury entablaron una estrecha relación con su joven alumna. 
    Marie Bashkirtseff, sin embargo, que ha de elegir el camino de las nuevas tendencias, no se privará de criticar con acidez la escuela tradicional que ambos representaban.  (Leer este artículo)


Читайте статью на русском языке (Leer este artículo en ruso)


Madeleine Zillhardt. Vivir sin Louise Breslau.

    Louise Catherine Breslau, la gran rival de Marie Bashkirtseff en la Academia Julian murió en 1927 luego de desarrollar una extensa y muy exitosa carrera en el ámbito de la pintura. Madeleine Zillhardt, su musa y compañera durante cuarenta años le dedicará un libro en el que habrá de contar su vida y su obra. Lo comentamos en este artículo. 
    Pero también rescatamos del olvido la figura de Zillhardt, talentosa artista de las artes decorativas, y el sentimiento que las unió, antes y después de la muerte de Breslau. (Leer este artículo)

Tras el rastro del barón de Saint Amand.

    «El famoso diletante, artista, entendido, impulsor de primas donnas y de mujeres de mundo, el amigo de todas las mujeres lindas. Sigue la moda o la hace.» Así describe Marie Bashkirtseff a quien sólo nombra como el barón de Saint Amand, diplomático además y literato, que fuera para ella un amigo incondicional y con quien no tuvo empacho en proyectar un matrimonio. 
    Hemos podido identificarlo y al hacerlo nos llevamos más de una sorpresa. (Leer este artículo)


Irma, la favorita

   Irma Perrot fue la modelo favorita de Marie Bashkirtseff. Se habían conocido en la Academia Julian donde aquella era una de los tantos hombres y mujeres que prestaban su imagen para los alumnos de los distintos atelieres del maestro Julian. Marie podía darse el lujo de contratarla para alguna sesión exclusiva. 
    Así, en su primera aparición en el Diario Irma está posando para ella, desnuda, al aire libre en un jardín de Passy. Marie Bashkirtseff  e Irma Perrot congeniaban y con el tiempo ésta última será prácticamente una presencia estable en el mundo de Marie. 
    Nuestra pintora la trataba de igual a igual porque aquella era también una artista, sólo que de las tablas. Buceamos en su sorprendente carrera. (Leer este artículo)

¡Al teatro con Marie Bashkirtseff!


    Marie Bashkirtseff no se privaba de asistir al teatro o a la Ópera, a veces varias veces a la semana. Las páginas de su Diario dan cuenta de los espectáculos que presenciaba, a veces acompañándolos con algún análisis de la obra, sobre todo si de música se trataba. 
    Menciona también a los artistas, aunque por lo general sólo con el apellido, pensando seguramente que sus lectores no estaríamos tan lejanos en el tiempo como para no reconocerlos. Aquí desempolvamos sus imágenes desde el arcón del olvido. (Leer este artículo) 

Las Mouzay, aquellas damas que la quisieron bien.


    Un pequeño gran orgullo devenido de nuestro trabajo de traducción: hemos identificado a un personaje por demás significativo en la vida de Marie Bashkirtseff y a la que ésta sólo ha nombrado como madame de Mouzay, seguramente porque en la época su apellido era ya suficiente.
    ¿Quiénes habían sido Adèle Fanny Drocourt, condesa de Leroux de Mouzay y su hija Marie de Daillens, a quien Marie Bashkirtseff tanto les debió y, sin embargo, repentinamente les volvió la espalda? (Leer este artículo)

El legado de Emile Bastien-Lepage.

 Hermano menor del gran pintor, el arquitecto Emile Bastien-Lepage fue uno de los grandes amigos de Marie Bashkirtseff. 
    Pintor él mismo, recibió sobre el final de su vida la medalla de la Legión de honor en mérito a su trayectoria en las artes. De su labor como arquitecto sus obras más destacadas son dos mausoleos, el de su hermano Jules y el de Marie Bashkirtseff. Junto a ésta su presencia fue siempre una constante, aún en su lecho de muerte. ¿Hubo algo más que amistad de su parte? (Leer este artículo)


Читайте статью на русском языке (Leer este artículo en ruso)

Sophie Schaeppi, la Cenicienta que quemó sus Diarios.


    En el París de fines de la década de 1870 Sophie Schaeppi era una más entre las jóvenes aspirantes a pintoras que estudiaban en la Academia Julian. Integraba además el grupo de amigas inseparables con las futuras grandes artistas Louise Breslau, Sarah Purser y Jenny Zillhardt. 
    Sophie, al igual que Marie Bashkirtseff, escribía un Diario íntimo que en 1885 arrojó a las llamas. Llegó a ser, ella también, una artista de mérito. ¿De cuánto nos ha privado con los textos que nos negó? (Leer este artículo)

Personajes III. El modelo. (Y una digresión sobre narcisismo y escultura)


    Tercer artículo referente al cuadro El atelier de mujeres, en esta ocasión sobre otro de los personajes identificados, el muchachito que posa en actitud de San Juan Bautista, quien también habría modelado para alguna escultura de Marie Bashkirtseff. 
    Este hecho nos llevó a repasar la descomunal admiración que experimentó nuestra artista por la belleza de su propio cuerpo, que la impulsó obsesivamente a desear hacerse esculpir, para dejar a la posteridad su propia figura, desnuda. ¿Lo habrá conseguido? (Leer este artículo)
(Lire cet article en français)

El atelier de mujeres. Personajes II. Magdeleine y Marie Delsarte.


    Personaje central en el cuadro El atelier de mujeres, Magdeleine Delsarte colaboró además dibujando sobre la tela a la propia Marie Bashkirtseff que quedaría así de espaldas autorretratada.
    Nacidas en el seno de una muy grande familia de virtuosos de la música, Magdeleine y su hermana Marie se han inclinado, sin embargo, por las artes plásticas y Marie Bashkirtseff las tendrá en gran estima.
     En esta nota repasamos además el resultado de un concurso en el atelier de mujeres y la obra futura de cada una de sus participantes. (Leer este artículo)


Personajes en el cuadro El atelier de mujeres: Alice Brisbane y Marie de Villevieille.


    En el estrecho mundillo del último piso de la Academia Julian las jóvenes condiscípulas convivían allí ocho, diez o más horas cada día. Aquí identificamos a dos de ellas, que no habrán de trascender como pintoras pero que sí se harán un lugar en el universo de Marie Bashkirtseff. Son la aristócrata Marie de Villevieille y la norteamericana Alice Brisbane, que década y media más tarde será pintada también por John Singer-Sargent. (Leer este artículo)

Comentarios

LOS ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS.

Madeleine Zillhardt: Vivir sin Louise Breslau.

Наследие Эмиля Бастьен-Лепажа.

Marie Bashkirtseff, en el diván.

Irma, la favorita.

Bojidar Karageorgevitch, el príncipe obrero.

Sophie Schaeppi. La Cenicienta que quemó sus Diarios.

¡Al teatro con Marie!

Aquella tarde con Hubertine Auclert

Jules Bastien-Lepage, el último idilio.

Historias de amor y de sexo con Guy de Maupassant.