El autor


Crónica de este blog


José Mito, confeso autor
material de este blog.
     Me llamo José Horacio Mito, nací y vivo en Argentina, nieto de inmigrantes japoneses en este generoso y sufrido país. Periodista en los años 80, actualmente me aboco a la publicidad. Descubrí a Marie Bashkirtseff durante mi temprana juventud en una convulsionada Buenos Aires de fines de la década del 70. Fue a través de la lectura de su Diario, una amarillenta edición que encontré en una de las tantas legendarias librerías de usados de la avenida Corrientes  (aquellos santuarios que aún hoy existen —o resisten— y continúan tan épicos como entonces o como las bouquinistes de los muelles del parisino Sena).


    Tuve así la satisfacción y el orgullo de convertirme, desde esas pretéritas épocas, en un estudioso de la vida y de la obra de esta fascinante personalidad a quien hoy día se comienza a reconocer como una de las mujeres más extraordinarias del siglo XIX. Olvidada ella desde hacía ya un par de décadas y sin Internet a la vista, en aquel momento las búsquedas se presentaban laboriosas: nada de nada en las librerías, hube de recalar en las grandes bibliotecas y fundamentalmente en sus hemerotecas, la del Congreso y la antigua Biblioteca Nacional de la calle México, donde aún resonaban los pasos de su recientemente despedido director, Jorge Luis Borges.

    En 1984 dirigía una publicación de la colectividad japonesa en la Argentina. Puesto que ese año, el 31 de octubre, se habría de cumplir el centenario de la muerte de Marie Bashkirtseff presenté con la debida antelación un extenso artículo-homenaje en distintos periódicos de nivel nacional. Los magnos Clarín y La Nación sólo publicaban trabajos de su staff pero en el por entonces joven Tiempo Argentino (que nada tiene que ver con su homónimo de la actualidad) fui recibido por un también joven Jorge Dorio, hoy famoso, quien me aprobó el texto para su publicación. Sin embargo, el artículo nunca apareció. Más tarde supe que el Sr. Dorio se fue o había sido ido de aquel matutino justamente en esos precisos tiempos argentinos. 

    Con el advenimiento de Internet, aquel texto fue la base para una página web trilingüe (español, francés e inglés) que alojé en la red en el año 2001 y que todavía existe: www.bashkirtseff.com.ar. Allí presenté también una galería bastante completa de sus obras como pintora y escultora e información sobre los hechos y los personajes que la han rodeado.

    Por aquellos tiempos, principios de este siglo, el Cercle des Amis (Círculo de amigos) de Marie Bashkirtseff, asociación francesa creada en 1986, detectó mi página web y se contactó conmigo. De esa manera supe que esa institución estaba transcribiendo y editando, desde el monumental manuscrito original depositado en la Biblioteca nacional de Francia, una versión integral del Diario que aquella había escrito. Hasta ese momento todas las versiones publicadas eran resúmenes muchas veces tergiversados y falseados según designios de la familia y de la pacatería de la era victoriana. Fue en ese entonces cuando decidí abordar el estudio del francés con las miras puestas en acceder al texto original. La edición integral del Diario de Marie Bashkirtseff, que había comenzado en 1995, se terminó de publicar once años más tarde, en 2005, con un total de dieciséis tomos de unas trescientas cincuenta páginas cada uno.

    El señor Jean-Paul Mesnage, presidente del Cercle des Amis, tuvo la generosidad de aportarme la edición completa.  Vista la monumentalidad de la obra y el —injusto— olvido en el que había caído su autora, comprendí de inmediato que difícilmente alguna casa editorial se arriesgaría a traducirla al español. En agosto de 2011, entonces, decidí encarar por mí mismo una versión en lengua hispana, traducción que he finalizado cinco años más tarde, en 2016, cuyo resultado fue una selección de textos que abarca aproximadamente un cuarenta por ciento del volumen total. Desde ese momento he dado comienzo a una larga etapa de correcciones y de la elaboración de un índice de personajes citados y de notas de pie de página, tarea que me insumiría, calculaba, cuanto menos un par de años más.

    En octubre de 2013 fui distinguido con una membresía honoraria por el Cercle des Amis de Marie Bashkirtseff. También mantengo una recíproca relación colaborativa con la fundación rusa Renacimiento de la Memoria de Marie Bashkirtseff que, creada en 2008 por la museóloga Tatiana Shvets, viene realizando una muy importante labor de promoción y difusión de la vida y de la obra de nuestra artista.

    Aconsejado acerca de que, en los tiempos que corren, previo a la aparición de un libro es de buen criterio publicar algo en Internet, a mediados de 2017 realicé un paréntesis en la labor de traducción para entregarme a la redacción del presente blog. En él, como han podido apreciar, presento artículos acerca de los hechos y de los personajes que han flanqueado a Marie Bashkirtseff. Más adelante tengo en proyecto capitalizar estos textos para la redacción del libro sobre su vida y su obra que, desde mi juventud, he esperado publicar.

    Debo decir que al día de hoy, setiembre de 2018, he dado por finalizada la redacción de artículos para este blog, si bien me resta mucho en el tintero quedará todo eso para el libro puesto que, hoy por hoy, debo regresar a aquello que a este blog le ha dado origen: la traducción al español del Diario de Marie Bashkirtseff. Habré de continuar publicando aquí, eso sí, trabajos de otros autores, que los hay muchos y muy interesantes. Y también continuaré con las versiones en francés de todos estos artículos para lo cual cuento con la generosa e inestimable colaboración de Jean-Paul Mesnage, del Cercle des Amis.  La fundación Renacimiento de la Memoria de Marie Bashkirtseff ha comenzado ya a traducirlos por su parte al ruso. Apreciaría mucho, por cierto, le generosa colaboración de algún admirador angloparlante con conocimientos de español, o de francés, para dar a luz también una versión inglesa. 

    En cuanto a mí, regreso a la apasionante vida de Marie Bashkirtseff sumergiéndome de lleno en las páginas de su Diario. Me resta la corrección final del texto en general así como el pulido del índice de personajes citados (Marie menciona miles, a muchos sólo por su apellido, a los que en una gran medida he podido identificar) y de las notas de pie de página, que espero resulten lo más puntillosas posibles. Esa tarea me llevará, espero, un año largo... o tal vez más. Habrá, luego, una versión digital, accesible, y otra en papel, en Amazon más que probablemente, si es que ninguna casa editorial se interesa por este proyecto.

     ¡Gracias por la paciencia! Y perdón por la demora... estoy seguro de que valdrá la pena. ⬜



José H. Mito
jose.mito@bashkirtseff.com.ar

Comentarios

LOS ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS.

Madeleine Zillhardt: Vivir sin Louise Breslau.

Наследие Эмиля Бастьен-Лепажа.

Marie Bashkirtseff, en el diván.

Irma, la favorita.

Bojidar Karageorgevitch, el príncipe obrero.

Sophie Schaeppi. La Cenicienta que quemó sus Diarios.

¡Al teatro con Marie!

Aquella tarde con Hubertine Auclert

Jules Bastien-Lepage, el último idilio.

Historias de amor y de sexo con Guy de Maupassant.